El CEETA en Clarín: Candy Crush, un juego que puede dejar de serlo

POR LIC. MARÍA CECILIA PALOZZO / PARA CLARÍN BUENA VIDA

Este entretenimiento, que se calcula suma 50 millones de jugadores activos, tiene el mecanismo generador de ansiedad y, con ella, adicción. Cómo evitar la dependencia.

Un entretenimiento que genera dependencia.
 20/09/13 – 19:03

Seguramente, ya sentiste hablar del juego del momento y de la adicción que genera, quizá ¡hasta ya lo comprobaste! Hoy, se calcula que son alrededor de 50 millones de jugadores activos los que usan parte del día para conectarse, para jugar, jugar y seguir jugando.

Parte de su atractivo está en que es un juego social; a través de Facebook no sólo se puede seguir a los demás jugadores generando competencia y expectativa, también se les puede pedir ayuda para obtener más formas de continuar participando, como “vidas” o “pases” para desbloquear nuevos niveles.

Además, la facilidad de obtener la aplicación (al margen de ser gratuita) en diferentes dispositivos, como en la tablet, el celular, la computadora, hace que podamos seguir jugando en cualquier momento y lugar sin tener que esperar a que termine de cargar la batería de alguno de ellos.

Causantes de ansiedad y adicción, diversos estudios demuestran el efecto que producen las tareas irresueltas y la necesidad imperiosa por concluirlas para sentir la satisfacción por haberlo logrado.

Mecanismos

El factor social no es menor, ya que invita continuamente a mantenernos conectados, a superarnos y a estar pendientes de los demás. Desde que Facebook se convirtió en motor de nuestros contactos afectivos y sociales, ya no podemos escapar fácilmente de sus demandas; en parte, sigo jugando porque hay alguien que me necesita y del que yo también como jugador dependo. De esta manera, el juego se sostiene y perdura en el tiempo.

El ritmo de vida, convulsionado, agitado, estresante, nos lleva a buscar mecanismos para evadir al menos un poco la realidad y disminuir la ansiedad que nos genera.

La ansiedad es una emoción básica, adaptativa y normal que surge ante un desafío o peligro. Su función es la de ayudarnos a responder ante esa instancia de manera apropiada. Nos damos cuenta de ella al sentir el palpitar agitado de nuestro corazón o por esa sensación rara de zozobra o inquietud, que finaliza o cesa una vez resuelta la situación o problema. Entonces, ¿este tipo de juego aumenta o disminuye la ansiedad?

Paradójicamente, disminuye la ansiedad provocando cierto bienestar a medida que resuelvo cada desafío, pero la aumenta a medida que avanzo a partir de nuevos desafíos que necesito resolver. Se convierte en un circulo vicioso, cuanta más ansiedad tengo, más juego; cuanto más juego, más ansiedad genero. Así, se transforma en un pasatiempo altamente adictivo.

Pero no a todos les genera el mismo efecto. No todas las personas son susceptibles de padecer una adicción, tiene que haber predisposición y características de personalidad particulares.

¿Cuándo este tipo de juegos deja de ser un simple pasatiempo y se convierte en “amo y señor de mi vida”?  En cuanto la ansiedad comienza a ser marcada, definida, persistente, generando la necesidad urgente de jugar sin pensar en sus consecuencias. En ocasiones, puede sentirse malestar intenso, taquicardia, angustia, irritabilidad si no se logra conectarse o cuando no se puede jugar, cuando se pierde el control fácilmente. Cuando Candy Crush ocupa mi mente, de manera que paso a “pre-ocuparme” (ocuparme antes de que la situación suceda) gran parte del día.

Hablamos de adicción y síntomas de abstinencia cuando el juego regla y modifica mi vida en función de ella misma, trayendo problemas importantes a nivel laboral y socio-afectivas, como también de la propia salud.

Es importante y  necesario encontrar un equilibrio entre el deber y el placer. Para ello, hay numerosas actividades que podemos disfrutar saludablemente y que cumplen con la dosis justa y verdadera de distracción y serenidad. Una clave está en diversificar esas actividades.

María Cecilia Palozzo es licenciada en Psicología y especialista en trastornos de ansiedad. Integra el staff del Centro de Estudios Especializado en Trastornos de Ansiedad (CEETA), www.ceeta.org  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nuestros clientes en los medios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s