21-12-12 “el fin del mundo” genera pánico en pacientes propensos a los trastornos de ansiedad

Según los medios, la profecía maya fija el 21 de diciembre de 2012 como el fin de un ciclo. Científicos expertos advierten que para finales del 2012 o principios del 2013 existirá una tormenta solar que afectará a todo el planeta tierra.  Y este anuncio, a igual que otros anteriores, aumenta la propensión a sufrir trastornos de ansiedad en aquellas personas con riesgos de padecerlos.

Aunque el fin del mundo no llegó en ninguno de los anuncios anteriores, las consultas una vez más aumentan en elCentro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA).

El Centro de Estudios Especializado en Trastornos de Ansiedad (CEETA) no fue ajeno a este estado de temor a las predicciones y vio incrementada sus consultas.

Sin embargo, sus profesionales aseguran que se puede ayudar a aquellas personas temerosas “desdramatizando, pensando en el porcentaje de probabilidades reales de que suceda, teniendo una visión realista de la situación y no pesimista, son ínfimas”.

Estos tips son aplicables a aquellos pacientes que sufren Ansiedad Generalizada, para los panicosos, y todos aquellos que comiencen a evidenciar síntomas

La directora del CEETA, la Lic. Gabriela Martínez Castro, asegura que “es normal que antes estas noticias catastróficas, se desencadenen Trastornos por Ansiedad Generalizada (TAG), crisis de pánico, para aquellos que tienen predisposición y tienden a ser propensos al trastorno. Además, también puede agudizar la sintomatología de aquellos que padecen Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), por el temor a que algo malo suceda, creyendo que lo pueden prevenir con rituales y pensamientos obsesivos”.

Incluso, los profesionales del CEETA indicaron que aumentaron las consultas e incluso hubo que medicar a algunos pacientes que no pudieron controlar el temor al estar cercanos a la fecha establecida

“Todos estos trastornos se relacionan con el TAG (Trastorno por Ansiedad Generalizada) ya que para una persona que sufre de preocupación excesiva, escuchar que podría acercarse el fin del mundo, resulta más que preocupante y angustioso, aumentando los síntomas físicos, hasta poder terminar padeciendo una crisis de pánico que será el caso extremo”, continuó Martínez Castro.

Por otro lado, la directora del CEETA, asegura que “se relaciona a las profecías, como posibles desencadenantes de crisis de pánico, para aquellos que tienen predisposición y tienden a ser supersticiosos. Además, también puede agudizar la sintomatología de aquellos que padecen Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), por lo supersticiosa de la situación, y por el temor a que algo malo suceda, creyendo que lo pueden prevenir con rituales y pensamientos obsesivos”.

La licenciada Gabriela Martínez Castro, directora del CEETA, está disponible para consultas o entrevistas sobre el tema. Comunicarse al  0230-4664772 ó 011-15-6096-4656 para concretarlas o enviar un mail afernanda@quasarcomunicacion.com.ar  

El Trastorno por Ansiedad Generalizada (TAG)

En cuanto al trastorno por ansiedad generalizada es común que se manifieste cerca de la vida adulta. “En esta patología la persona se preocupa excesivamente por cuestiones de la vida cotidiana y no puede priorizar, pues le resulta igual de importante la operación de riesgo de un familiar que llegar impuntual a una cita”, explica la especialista.

Los ataques de pánico

Respecto de los ataques de pánico, presenta síntomas físicos: “el paciente experimenta la sensación de estar cerca de la muerte, o la locura, sufre taquicardia, falta de respiración, ahogo, entre otros efectos”, dice Martínez Castro.

Por lo general el primer episodio de pánico no se olvida jamás, a partir de allí es normal que el que lo ha sufrido tenga la sensación de que pronto volverá a ocurrirle. “Quienes tienen ataques de pánico no pueden quedarse solos, porque a partir de que viven el primer ataque, su conducta cambia completamente; evita lugares donde sufrió la crisis, procura no realizar la acción que realizaba al momento de manifestarse el pánico; en fin, su conducta se ve limitada y la vida del paciente se restringe hasta el aislamiento”, explica Gabriela Martínez. Esta tipología en particular de trastornos de ansiedad, suele avanzar rápidamente y tiene consecuencias graves.

El Tratamiento

“Las alteraciones pueden aparecer al mes del episodio traumático, y hasta demorar 6 meses en su aparición. El tratamiento más adecuado puede ser una terapia cognitivo-conductual, por la brevedad y la rapidez en cuanto a la recuperación”, recomienda Martínez Castro

Por último, es necesario tener en cuenta la intensidad, duración y proximidad a la exposición del acontecimiento traumático, que constituyen los factores más importantes que determinan la probabilidad de padecer dicho trastorno.

La directora de CEETA asegura que “todos estos trastornos se recuperan con un tratamiento específico de terapia cognitivo-conductual (TCC) y la posible aplicación de medicación, en caso de ser necesario”.

El tratamiento es breve, conducido por expertos en la materia, lográndose la recuperación y el alta del paciente, quien recupera sus actividades habituales, sin sintomatología física ni emocional.

Acceso a toda la información ingresando enwww.quasarcomunicacion.com.ar/ceeta

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gacetillas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s